Comunícate con nosotros

Desde Colombia (57-4) 444 66 10

Desde Estados Unidos (407) 459 7958

Desde España +34902018010

Usted esta viendo:

riesgos

FAQs - riesgos

 abdomen

Los embarazos y las fluctuaciones de peso tienden a dejar el abdomen con gran flacidez y múltiples estrías que se pueden corregir mediante la abdominoplastia.

 

Si deseas realizarte una abdominoplastia en Medellín Colombia no dudes en consultar.  No todos los problemas estéticos del abdomen se manejan igual,  en la consulta mi trabajo será ayudarte a tomar la desición más apropiada para obtener un abdomen atractivo.

 

 

La abdominoplastia es una cirugía muy segura y cuando se realiza por un cirujano plástico calificado es una de las cirugías con uno de los porcentajes de satisfacción más grande de todos.

No obstante, la abdominoplastia como cualquier cirugía tiene ciertos riesgos que usted debe conocer:

Cicatrices anormales o antiestéticas.

La abdominoplastia siempre deja cicatrices.  El paciente que se va a realizar una abdominoplastia debe poner en la balanza la cicatriz que queda luego de esta cirugía versus la mejoría estética que representa corregir la flacidez, el abultamiento y a menudo las estrias del abdomen.

cicatriz buena calidad

Cuando el grado de flacidez del abdomen no es muy marcado, es preferible aceptarse con cierta flacidez que vivir con la cicatriz que una abdominoplastia implica.

Aunque el aspecto de la cicatriz luego de una abdominoplastia por lo general es muy adecuado (ver imagen al costado), la realidad es que la calidad de la cicatriz no siempre es buena y que hay un pequeño porcentaje de pacientes que pueden tener una mala cicatrización.

Una buena técnica quirúrgica es fundamental para una buena cicatrización, sin embargo, hay factores propios del paciente que hacen que aún con una excelente técnica quirúrgica se presente una mala cicatrización  y que surgan cicatrices queloideas, gruesas o hipertróficas o antiestéticas.

cicatriz  maduracionTenga en cuenta que las cicatrices siempre son más visibles  y a menudo ligeramente rojas en los primeros meses y que se aclaran  y se hacen menos notorias con el transcurrir de los meses.

 

A la izquierda puedes apreciar una cicatriz de abdominoplastia a  los 5 meses y debajo la misma cicatriz dos años después con una excelente evolución.

 

Abajo a la izquierda se puede ver la cicatriz de una paciente 6 semanas después de operada que aún esta roja pero que luce normal para el tiempo de operada.  En la derecha se aprecia como de manera desafortunada  la paciente presenta una evolución desfavorable y a los 5 meses de realizada la abdominoplastia se ve una cicatrización queloidea que va a requerir tratamiento y que tiene un pronóstico reservado.  Este es un problema que no depende del cirujano que realizó la cirugía y que tiene alto riesgo de recurrir a pesar de una cirugía correctiva.  Por fortuna esta complicación es muy poco frecuente.

queloide

 

En la imagen siguiente se muestra una paciente que luego de una abdominoplastia tuvo una cicatriz antiestética por un problema de sanado en la parte central de la herida  (la zona que con mayor frecuencia presenta problemas).  A la derecha se ve el resultado seis meses después de la revisión de la cicatriz. 

cicatrices antiesteticas

La cicatriz aún está oscura porque lleva pocos meses de operada, con el tiempo lo esperable es que la cicatriz se aclare y se haga menos notoria.

Usualmente las heridas que cicatrizan mal porque hubo problemas de sanado o apertura de las heridas o ensanchamiento de la cicatriz tienen un excelente pronóstico con la cirugía correctiva, no sucede lo mismo con los queloides o cicatrices hipertróficas las cuales tienen un pronóstico pobre.  Por fortuna estos últimos casos son los menos frecuentes.

Si bien, en la mayoría de los pacientes las cicatrices de la abdominoplastia son de buena o excelente calidad, las cicatrices feas o antiestéticas representan la complicación más común de la abdominoplastia.

Se estima que de los pacientes sometidos a abdominoplastia un 5.4%  presentan necrosis o muerte de piel y un 1% presentan apertura parcial de la herida; todos estos casos terminan con una cicatriz antiestética que usualmente requiere una cirugía correctiva.  En estos casos la cirugía correctiva se puede realizar meses después usualmente con un excelente pronóstico.

En un pequeño porcentaje de pacientes puede presentarse ensanchamiento, engrosamiento o pigmentación oscura o hundimiento de la cicatriz que pueden ameritar una cirugía correctiva.  Estos casos suelen tener un muy buen pronóstico con la cirugía correctiva.

También se pueden presentar problemas de cicatrización en el ombligo  como estrechamiento o cicatrización gruesa o queloide.

 

Infección:

La infección luego de una abdominoplastia es una complicación poco frecuente.  Con una buena técnica quirúrgica y un adecuado uso de antibióticos se estima es complicación sólo ocurre en el 1 a 3% de los casos.

La mayoría de las infecciones luego de una abdominoplastia generalmente se controlan fácilmente con tratamiento antibiótico. En algunos casos las infecciones pueden hacer que la herida se abra y se pueden llegar a requerir tratamiento quirúrgico u hospitalización. En casos aún más raros las infecciones pueden ser severas y llegar incluso a amenazar o comprometer la vida del paciente.

Necrosis o muerte de piel.

Es una de las complicaciones más comunes de la abdominoplastia.  Se presenta aproximadamente 5% de los casos.

Es más frecuente en pacientes fumadores. Se debe a la falta de circulación adecuada en algún segmento de piel, generalmente en la zona central de la abdominoplastia. La piel sin buena circulación se muere y se convierte en una herida que  requiere curaciones por un periodo de tiempo prolongado.

Las cicatrices que quedan luego de una necrosis de piel son usualmente antiestéticas y suelen requerir una cirugía correctiva varios meses después.

Cuando se presenta esta complicación se requiere de mucha paciencia por parte del paciente y cirujano, es un proceso cuyo tratamiento amerita por lo general mucho tiempo. Usualmente el resultado final es satisfactorio a pesar de las angustias e incomodidades que esta complicación ocasiona.

Tromboembolismo pulmonar

El tromboembolismo pulmonar o embolia pulmonar se presenta aproximadamente en el 0.04% de los pacientes sometidos a abdominoplastia.

Se debe a la formación de coágulos en las venas de las piernas y su posterior desprendimiento hacia los pulmones de forma súbita ocasionando dificultad respiratoria y pudiendo llegar a ocasionar la muerte del paciente. 

Esta complicación no es exclusiva de las cirugías estéticas, de hecho se puede presentar en cualquier tipo de cirugía y es más común en cirugías ortopédicas como prótesis de cadera o rodilla.  El riesgo de trombosis venosa  y tromboembolismo pulmonar es más alto en cirugías muy prolongadas.

Si bien infrecuente que ocurra un tromboembolismo pulmonar  luego de una abdominoplastia, lo cierto es que el tromboembolismo pulmonar es la complicación seria más común y más importante de las cirugías estéticas combinadas y de la abdominoplastia como tal.

Para disminuir el riesgo de un tromboembolismo pulmonar luego de una abdominoplastia es muy importante el uso de sistemas de compresión neumática en las piernas durante la cirugía y el postoperatorio inmediato, la deambulación precoz y el uso de medicamentos antitrombóticos.

La deambulación precoz es fundamental luego de cualquier cirugía estética y crítica en el caso de una abdominoplastia, quien se realiza una abdominoplastia debe caminar en casa lo más pronto que le sea posible.

El riesgo de un tromboembolismo pulmonar es mayor entre más largas y extensas sean las cirugías,  es por esta razón que mi preferencia es no combinar demasiadas cirugías.

Los pacientes obesos tienen un riesgo mayor de esta complicación al igual que pacientes fumadores o con problemas de coagulación que predispongan a trombosis. Los pacientes fumadores deben suspender el cigarrillo ya que éste aumenta el riesgo de embolia pulmonar y además incrementa enormemente el riesgo de necrosis de piel y de problemas en la cicatrización de la herida de la abdominoplastia.

El uso de píldoras anticonceptivas, en particular las que contienen estrógenos aumentan entre 3 a 6 veces el riesgo de esta seria complicación y es aconsejable suspenderlas y usar un método anticonceptivo diferente un mes antes de la cirugía, muy especialmente en caso de cirugías combinadas.   Una excelente alternativa es solicitarle a su médico que le cambie los anticonceptivos por unos que no tengan estrógenos.

Otros factores que aumentan el riesgo de trombosis venosa y tromboembolismo pulmonar son las viajes prolongados antes de la cirugía.  No se recomienda llegar de un vuelo muy largo directamente a operarse y es preferible dejar que pasen unos dias antes de la cirugía.